Fuertes subas para los precios del maíz, la soja y el trigo en Chicago

Fuente: La Nación 01/07/2015 | 17:07 (actualizado hace 1 día)

Stocks inferiores a los previstos y un clima adverso para los cultivos impulsaron alzas que oscilaron del 5 a 8%; la oleaginosa se cotizó a $ 2000 en Rosario, con un aumento de $ 80

La caída de las existencias de maíz y de soja en los Estados Unidos acentuó ayer la firmeza de los precios de los granos evidenciada en las últimas semanas, en las que el clima pasó de aliado a enemigo de los cultivos por las persistentes lluvias que afectaron el Medio Oeste, zona núcleo para los granos gruesos, y el área de las Grandes Planicies, donde dominan las variedades de trigo de invierno, que actualmente están en tiempo de cosecha.

Las pizarras de la Bolsa de Chicago mostraron alzas de US$ 19,75 y de 21,03 sobre los contratos julio y noviembre de la soja, cuyos ajustes resultaron de US$ 388,11 y de 381,12 por tonelada. Para el maíz, las posiciones julio y septiembre sumaron US$ 12,10 y 11,81, mientras que sus valores de cierre fueron de US$ 162,98 y de 166,13. En cuanto al trigo, la posición julio ganó US$ 12,58 y terminó la jornada con un precio de US$ 225,88.

El ímpetu alcista se desató a media rueda, tras la publicación del informe trimestral de existencias estadounidenses al 1º de junio del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). En él, el organismo relevó stocks de maíz y de soja de 112,96 y de 17,01 millones de toneladas, por debajo de los 115,70 y de los 18,23 millones previstos por el mercado, respectivamente. Para el trigo, en cambio, calculó reservas por 20,49 millones, por encima de los 19,54 millones esperados por los operadores.

Con estos datos en las pantallas, los fondos de inversión especuladores se precipitaron a comprar todo lo que tenían delante. Así, adquirieron unos 40.000 contratos de poroto de soja, equivalentes a 5.443.200 toneladas de la oleaginosa que, al valor de cierre de ayer, implicaron una erogación próxima a los US$ 2112 millones; sumaron 25.000 contratos de maíz, por 3.175.000 toneladas y cerca de US$ 517 millones, y otros 17.000 contratos de trigo -cuarta rueda consecutiva de compras-, por 2.313.360 toneladas y poco más de US$ 522 millones.

Fuera de la acción protagónica de los fondos, el hecho concreto fue que el consumo de maíz y de soja resultó mayor al previsto por los operadores y “descongestionó” existencias que, no obstante, aún siguen por encima de las vigentes un año atrás. La merma de las reservas de ambos granos acentuará la atención del mercado sobre el clima, dado que si las condiciones se mantienen adversas para los cultivos y afectan su potencial de rinde, los stocks podrían pasar de abundantes a normales, con todo lo positivo que ello implicaría para los niveles de precios.

Tras el cierre de ayer, el balance de junio dejó fuertes ganancias para los precios de tres principales granos en la Bolsa de Chicago. El más favorecido fue el trigo, que ganó un 28,9%, al pasar de 175,27 a 225,88 dólares; le siguió el maíz, que sumó un 17,8%, al variar de 138,38 a 162,98 dólares, y la soja, que repuntó un 13,09%, al crecer de 343,19 a 388,11 dólares.

EXPLOSIÓN DE VENTAS

En el mercado doméstico, sólo la soja recibió la influencia positiva de las subas externas. Por tonelada disponible para las terminales de San Martín, San Lorenzo, Timbúes, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez y de General Lagos las fábricas pagaron $ 2000, una cifra largamente esperada por los productores para activar un mayor número de órdenes de venta. Tan es así que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó operaciones por “400.000/500.000 toneladas de soja” durante la rueda.

La entidad añadió que por operaciones para entregas diferidas sobre la zona del Gran Rosario, los compradores pagaron US$ 228 para septiembre; US$ 232 para octubre; US$ 234 para noviembre, y US$ 236 para diciembre.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones julio y noviembre de la soja subieron US$ 6 y 6,30, mientras que sus ajustes fueron de 226 y de 242 dólares por tonelada.

Acerca del maíz, los exportadores volvieron a pagar $ 900 por tonelada disponible para las terminales de San Martín, General Lagos y de Timbúes, sin cambios. Las propuestas por cereal con entregas diferidas a septiembre oscilaron de 105 a 107 dólares por tonelada, por encima del rango vigente anteayer, de 102/105 dólares. Para el puerto de Bahía Blanca, la demanda ofreció 100 dólares por tonelada de maíz con descarga en agosto.

En el Matba, las posiciones julio y septiembre del maíz subieron US$ 3 y 2, mientras que sus ajustes fueron de US$ 103,50 y de 110 por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que los pocos molinos activos ayer ofrecieron entre $ 950 y 1230 por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago. En Rosario, los exportadores volvieron a ofrecer $ 930 por trigo condición cámara y $ 1300 por cereal con ph 78 y un mínimo de 10,5% de proteína

En el Matba, la posición enero del trigo bajó US$ 1 y terminó la rueda con un ajuste de 139 dólares.

SEGÚN EL USDA, SIEMBRA RÉCORD EN EE.UU.

Pese a las complicaciones impuestas por el clima húmedo de las últimas semana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) informó ayer que la siembra de soja estadounidense 2015/16 será récord, al cubrir 34,48 millones de hectáreas y superar la anterior mayor marca, de 33,90 millones, del ciclo anterior.
El dato revelado por el organismo en su reporte sobre áreas sembradas en los Estados Unidos quedó en línea con los 34,49 millones de hectáreas previstos por el mercado y levemente por encima de los 34,28 millones proyectados por el USDA en mayo. Según el trabajo oficial, la superficie que llegaría finalmente a la cosecha sería de 34,20 millones de hectáreas, contra los 33,66 millones de la campaña anterior.
El área sembrada con maíz “será la menor desde 2010”, dijo ayer el USDA, al relevarla en 36 millones de hectáreas, frente a los 36,16 millones previstos por el mercado.

Avanza la cosecha y sube el rinde medio en soja – GEA – BCR

Con el 24% del área recolectada de soja de primera, el rinde promedio se ubica en 45 qq/ha. El rango va de 39 a 55 qq/ha y el promedio sube 0,8 qq/ha respecto al informe anterior.

Para el final de la campaña, las expectativas están en 42,8 qq/ha. Los rindes del centro sur santafesino marcarán un nuevo hito. Está cosechado un 43% del área de maíz temprano de la región. Se percibe un ajuste a la baja en los rindes respecto de los estimados en las últimas semanas, situándose el promedio en 104 qq/ha, partiendo de una escala de 89 a 128 qq.

En el centro sur de Santa Fe los rindes que se están obteniendo en soja de primera rompen las marcas históricas y superan las expectativas previas a cosecha. Se obtienen resultados que van de 45 a 55 qq/ha y el rinde medio se ubica en los 48 qq/ha. En esa zona el avance de recolección es del 17% debido a que se atrasó la maduración de la oleaginosa ante las buenas condiciones ambientales. En el norte bonaerense el avance de cosecha es aún menor (10%) y los rindes varían de 37 a 50 qq/ha. Estos resultados se aproximan a los esperados pero se han alcanzado cifras similares en otras campañas. En el este de Córdoba hay dos realidades productivas según el relieve del lote, por lo que habría una amplia variedad de resultados al final de la campaña. Por un lado, están los suelos deprimidos que resultaron en pérdidas totales por anegamientos y/o padecieron en sus rindes el efecto negativo del vuelco y la saturación de agua. Por otro lado, se encuentran los lotes altos y con buen drenaje que consiguen buenas productividades. Allí, la cosecha fluye normalmente y arroja un promedio de 47 qq/ha en un rango que va desde 39 a 59 qq/ha. En las zonas más deprimida persisten las dificultades en el tránsito de la maquinaria en general y se están ralentizando las tareas de recolección.

Hubo un intenso progreso de la cosecha de maíz temprano en el centro sur santafesino. En el 77% de los escasos lotes destinados al cereal los rindes marcan 107 qq/ha en promedio. El resultado se mantiene dentro del rango de lo estimado en los meses previos a cosecha. En contraste, en el norte de Buenos Aires los resultados en maíz están un por debajo de las expectativas previas, con un 40% cosechado, pero siguen siendo buenas productividades (90 qq/ha). El este cordobés muestra solo un 15% cosechado y hasta el momento consigue el mejor promedio, 115 qq/ha, en un rango de 90 a 150 qq/ha.

La soja de segunda presenta estadios desde llenado de granos a madurez fisiológica. Las estimaciones de rindes se sitúan en 33 qq/ha con una fluctuación de 26 a 40 qq/ha. En tanto el maíz de segunda siembra y tardío esta en grano pastoso y apunta a promedios de 89 qq/ha, desde un rango de 74 a 101 quintales. Ambos mantienen las buenas condiciones fisiológicas y no presentan problemas de importancia.

Foto: Cosecha de soja de primera en Bustinza, Santa Fe

Fuente: Agrositio